You are currently browsing the category archive for the ‘invitaciónes al arpa’ category.

 Nave abandonada en Vigo

_MG_9251 copia2

_MG_93432

_MG_9262 copia2

Os dejo dos nuevas fotografías de la vivienda que he tenido que tasar la semana pasada, un cuadro donde el contenido casi no se diferencia de la pared de del fondo y una esquina abandonada de una cocina. También os dejo un texto de Brecht que tiene mucho que ver con estas series de las invitaciones al arpa.

cuadropared

_mg_8923

De todos los objetos

De todos los objetos, los que más amo
son los usados.
Las vasijas de cobre con abolladuras y bordes aplastados,
los cuchillos y tenedores cuyos mangos de madera
han sido cogidos por-muchas manos. Éstas son las formas
que me parecen más nobles. Esas losas en torno a viejas casas,
desgastadas de haber sido pisadas tantas veces,
esas losas entre las que crece la hierba, me parecen
objetos felices.

Impregnados del uso de muchos,
a menudo transformados, han ido perfeccionando sus
formas y se han hecho preciosos
porque han sido apreciados muchas veces.

Me gustan incluso los fragmentos de esculturas
con los brazos cortados. Vivieron
también para mí. Cayeron porque fueron trasladadas;
si las derribaron, fue porque no estaban muy altas.
Las construcciones casi en ruinas
parecen todavía proyectos sin acabar,
grandiosos; sus bellas medidas
pueden ya imaginarse, pero aún necesitan
de nuestra comprensión. Y, además,
ya sirvieron, ya fueron superadas incluso. Todas estas cosas me hacen feliz.
(1932)

Las invitaciones al arpa son fotografías de espacios abandonados que me encuentro en mi práctica profesional. La poesía que les da nombre está en el libro “Sobre los Ángeles” de Rafael Alberti.

Hoy he ido a tasar un inmueble y me he encontrado con una de ellas, habitaciones abandonadas, manchas de humedad como mapas, baños secos, persianas que dibujan topografías en las camas,   cuadros que observan desde el lavabo, “rostros que avetan los espejos…”.

Os dejo un par de fotillos para que disfruteis de la personalidad de los objetos cuando se les despoja de su uso y pasan a ser habitantes de un espacio porque sí.

habitación

habcadaval

_mg_8800

Invitación al arpa
1
Lejos, lejos.
Adonde las estancias olvidan guantes de polvo
y las consolas sueñan párpados y nombres ya idos.
Un sombrero se hastía
y unos lazos sin bucles se cansan.
Si las violetas se aburren,
es porque están nostálgicas de moaré y abanicos.

Lejos, más lejos.
A los cielos rasos donde las goteras
abren sus mapas húmedos para que viajen los lechos.
Adonde los muelles se hunden sin esperanza
y rostros invisibles avetan los espejos.
Al país de las telas de araña.

2
Más lejos, mucho más lejos.
A la luna disecada entre la hoja de un álamo y la pasión de un libro.
Sé que hay yelos nocturnos que ocultan candelabros
y que la muerte tiembla en el sueño movible de las bujías.
Un maniquí de luto agoniza sobre un nardo.
Una voz desde el olvido mueve el agua dormida de los pianos.
Siempre, siempre más lejos.
Adonde las maderas guardan ecos y sombras de pasos,
adonde las polillas desvelan el silencio de las corbatas,
adonde todo un siglo es un arpa en abandono.