Ha comenzado la construcción del nuevo hospital de Vigo. Ubicado en la ronda que sube a la universidad, ocupará una superficie de 134.000m2.

Los arquitectos franceses Valode y Pistre son los autores del proyecto básico y todavía están redactando el de ejecución. Resulta un poco incomprensible que el movimiento de tierras se empiece sin ese documento que es el que define a que altura irá la cimentación en cada parte del edificio. Algunos ya hablan de primeras zozobras. Espero que se vayan solventando todas.

El diseño pretende recordar la tradición náutica de Vigo y las zonas de hospitalización quieren ser seis velas de cristal hinchadas por el viento.

No soy nada partidario de este tipo de metáforas formales en la arquitectura pero se ve que les ha valido para ganar el concurso. Como arquitecto me resulta más interesante el zócalo pétreo que une todas las zonas del hospital y que será el encargado de hacer que lo demás funcione.

Poco más han publicado los arquitectos en su página, una breve memoria donde explican el funcionamiento del hospital, similar a las que han redactado para otros edificios de ese tipo, y una infografía que nos cuenta un atrio de llegada desde donde se podrá acceder a los distintos pabellones.

Navegando por su web he visto que han proyectado el nuevo hospital de Lorient:

Su estructura en pabellones ondulantes que se abren al paisaje me recuerda al proyecto de Vigo. En vez de molestarme esta casualidad me ha encantado. No en vano esa localidad francesa está oficialmente hermanada con la nuestra. Me ha venido a la mente un recuerdo de la infancia que estaba perdido en mi memoria, un cartel de los años ochenta colgado en el estudio de casa de mis padres que decía “Festival interceltique de Lorient” con fondo azul que me gustaba mucho.