Lo de los aizcolaris es algo que me encantó desde pequeño, en cuanto pillaba un machete en casa de mis padres me ponía a partir leña! Ni que decir tiene que seguía las competiciones que retransmitían en la dos! El caso es que estos días he visto un diseño genial del equipo The practice of everyday design que me ha recordado aquella infantil aficción.