Este veranito ha empezado potente.

Me ha gustado mucho la exposición de Martin Creed en el Marco, he jugado con los globos durante media hora!

Hace 10 días visitamos la Isla de San Simón para los conciertos de SinSal. Yo nunca había estado allí y es impresionante, las edificaciones, los pavimentos, la vegetación…Hay algún aspecto de las rehabilitaciones que se han hecho que no me interesa mucho pero en general están bastante bien. Los conciertos estuvieron a la altura, tocó Jane Joyd, The Marzipan Man, The Kellies, Buke and Gass, Mweslee 2us o Bflecha.

He visitado por primera vez la Ciudad de la Cultura y me ha dejado asombrado. Si a través de alguna fotografía publicada en la prensa pensaba que me podía reconciliar con este monstruo, visitándolo in situ es imposible, la escala, la elección de materiales del exterior, la sensación de decorado permanente, la falta de luz natural en los itneriores, todo me ha parecido decepcionante. Por si fuera poco en la exposición sobre el propio edificio que había en una de las alas había una pantalla sobreelevada donde salía Peter Eisenman, el arquitecto autor del proyecto,  dando sus explicaciones del asunto. La escenografía me recordo a pasajes de 1984 y la visita se me hizo todavía mucho más desagradable.

 

Mi grupo preferido, Los Portrait, se han vuelto a juntar aprovechando el regreso por vacaciones de Carlos, el cantante, y dieron un concierto muy guay en la Sala Playmobil.

En Teis me he encontrado esta invitación al arpa.

He vuelto a las antenas del monte Xaxán en Domaio, desde donde se puede ver la entrada de todas las rías Baixas, Vigo, Pontevedra y Arosa. Resulta que mis padres me llevaban allí de pequeño y yo no había vuelto. Todavía recordaba el refugio de montañeros que sirve de mirador.

En Baldaio (Carballo) hemos descubierto muchos portales de madera tremendamente bien ejecutados lo que nos ha hecho pensar en que hay algún buen carpintero por allí.

Y para terminar hemos ido al festival Vigo Transforma que nos ha reunido en el Muelle de Transatlánticos alrededor de la música de un montón de grupos. Ni que decir tiene que lo hemos pasado genial aunque por allí había una elevada concentración de arquitectos por metro cuadrado, será la crisis?