Vía Designboom he conocido esta obra de Atelier Gras.

Como en el cuento de Hansel y Grétel es una vivienda que te puedes comer. A través de un sistema de cajas plásticas, atornilladas a unos andamios metálicos la casita es como un huerto donde puedes cultivar las especies que prefieras.