Esta ciudad fue una “anomalía política” fruto de los acuerdos entre Chinos e Ingleses sobre el uso de Hong Kong. Fundada originalmente como punto de control de las actividades de los piratas de la zona, terminó siendo un limbo jurídico donde proliferaron las mafias y las actividades ilegales. El acuerdo de cesión sobre el territorio de la isla entre asiáticos y británicos no incluyó este pedazo, que los chinos se reservaron como punto de control de las actividades de la zona.  La antigua fortaleza se demolió en la invasión japonesa y el barrio comenzó a crecer como una parte turística y comercial, el típico “Chinatown” que todas las grandes ciudades tienen. Como la legalidad británica no era jurisprudente y los chinos aplicaron una politica de “brazos caídos” comenzaron a proliferar las actividades delictivas, drogas, juego, prostitución y sobre todo una creciente actividad industrial, llevada a cabo por trabajadores sin ningún tipo de derecho, que conseguían producir en pequeños talleres todo lo que la ciudad de Hong Kong necesitaba. La densidad edificada empezó a aumentar, los edificios “crecieron” sobre los anteriores hasta llegar a las catorce plantas, solo se detuvieron cuando llegaron a la altura a la que pasaban los aviones para aterrizar en el aeropuerto.

Las calles se estrecharon hasta alcanzar su mínima expresión y se construyó encima de ellas, quedando reducidas a túneles o pasadizos entre edificios. La ciudad medía 200x100m aproximadamente y llegó a tener una población de 50.000 personas lo que haría una densidad de 1.900.000 hab/km2, la mayor del mundo.

En este documental nos explican las actividades principales de la ciudad, los talleres, los dentistas (mucho más baratos que en Hong Kong), el centro de desintoxicación, la guardería…

Entre 1991 y 1993 fue desalojada para ser demolida y construir allí este parque.