Louis Kahn fue uno de los arquitectos más reconocidos del siglo pasado. De origen estonio, desembarcó en Estados Unidos de mano de su familia que temía que el padre fuera reclutado para la guerra ruso-japonesa. Para que os hagais una idea de su importancia tuve una asignatura en la universidad, Dibujo II, que se dedicó entera a estudiar su obra y sus textos. Una de las maquetas que hice, con David Vázquez de On arquitectos y Carlos Vila, todavía está colgada en una de las paredes de mi habitación en casa de mis padres, concretamente la del IIMA de Amhedabad.

Y esta es una foto que hicimos de la maqueta terminada, fue la primera vez que usé la cámara de fotos digital, que era de Carlos, en un trabajo (año 1998).

Hace poco he visto el documental My architect (a sons journey), una película que dirigió y escribió su hijo (bastardo) Nathaniel Kahn. En ella se hace un repaso por la parte más personal de la vida del arquitecto, entremezclándose con visitas actuales a sus obras más conocidas:

Los institutos Salt Lake

El IIMA de Amhedabad en la India

La Exeter  library

La asamblea de Dacca

Una de las partes más increíbles es cuando te enteras de que Kahn llevaba una triple vida. En paralelo a su familia oficial, esposa e hija, tenía dos amantes con las que tuvo dos hijos. En una de las secuencias más impactantes los tres descendientes de Kahn se reúnen en la Casa Fisher, la entrevista resalta la dureza de la vida que tuvieron que llevar las tres familias por culpa del padre.

Para mi, otro de los highlights es cuando Nathaniel visita el barco de la AWSO. La secuencia comienza con unos fotogramas sobre un pequeño libro dibujado entre ambos:

Para los que no lo conozcais es una de las obras más extrañas de Kahn, en él reside una orquesta sinfónica, con sus salas de ensayo, dormitorios y escenario que actúa en los puertos de las ciudades que los contratan.

La parte central de la cubierta se levanta para abrir el escenario al público.

En este vídeo podeis ver mejor como funciona.

El film termina con una entrevista a Shamsul Wares, uno de sus colaboradores en Bangladesh, que agradece al arquitecto haber concebido y dirigido esa obra en uno de los paises más pobres del mundo. “He has given us the institution of democracy, he didn´t care for how much money this country has….”. Kahn murió en la bancarota, sin haber terminado esta obra, en la estación de Pennsylvania, cuando regresaba de una de las visitas, que casi siempre hacía solo, a Bangladesh.