Desde que decidimos que nos pillaría el apagón analógico nuestra televisión sólo emite dos tipos de señal. Una, el ruido blanco, la otra un extraño horóscopo.

El ruido blanco es una señal aleatoria que se caracteriza porque sus valores en dos instantes de tiempo diferentes no guardan correlación estadística.

En arquitectura se usa para conocer las características acústicas de una sala, en concreto su reverberación y su capacidad de aislamiento. Comunmente es conocido como un sonido relajante, que sirve para facilitar el sueño o amansar a las mascotas. Lo podeis oir aquí.

Como potente arma que es el sonido, el ruido blanco se usa en interrogatorios para desorientar al sospechoso y como técnica de privación sensorial. Otro sonido que se usa como arma acústica es el “mosquito”, ruido que sólo los jóvenes por debajo de 30 años pueden oir. El colectivo Escoitar.org lleva años trabajando en contarnos sus particularidades. Si quieres probar a ver si lo percibes pincha aquí.

El extraño horóscopo es una emisora local, las únicas que todavía tienen derecho a emitir en analógico. Su formato se basa en la división de la pantalla en dos, la parte superior para la presentadora y la inferior para mensajes de texto y otros anuncios.

Aunque la presentadora se esmera en pedir sms “normales”, la mayoría son, como ella misma dice, guarros, extraños o incomprensibles. La emisión  no varía, las 24h del día. El coste del sms es 1,39, también puedes escribirles un mail a una dirección que aparece en la parte inferior de la pantalla. Encima de la cabeza de la chica hay una línea de texto que nos anuncia las diferentes posibilidades de participación en este canal. Si en vez de escribirles prefieres hablar en directo puedes hacerlo, la presentadora te contestará y te preguntará si quieres que la llamada se haga pública, si eliges que si todos la oiremos, si la respuesta es negativa, tu llamada será atendida en privado.

Ambas señales pueden parecer antagónicas en su origen, una aleatoria y la otra bajo un rígido esquema compositivo. Sin embargo el caótico método de creación de contenidos de la segunda sigue la misma lógica que el ruido blanco. Una emisión aleatoria que se caracteriza porque sus valores en dos instantes de tiempo diferentes no guardan correlación estadística.