Las invitaciones al arpa son fotografías de espacios abandonados que me encuentro en mi práctica profesional. La poesía que les da nombre está en el libro “Sobre los Ángeles” de Rafael Alberti.

Hoy he ido a tasar un inmueble y me he encontrado con una de ellas, habitaciones abandonadas, manchas de humedad como mapas, baños secos, persianas que dibujan topografías en las camas,   cuadros que observan desde el lavabo, “rostros que avetan los espejos…”.

Os dejo un par de fotillos para que disfruteis de la personalidad de los objetos cuando se les despoja de su uso y pasan a ser habitantes de un espacio porque sí.

habitación

habcadaval

_mg_8800

Invitación al arpa
1
Lejos, lejos.
Adonde las estancias olvidan guantes de polvo
y las consolas sueñan párpados y nombres ya idos.
Un sombrero se hastía
y unos lazos sin bucles se cansan.
Si las violetas se aburren,
es porque están nostálgicas de moaré y abanicos.

Lejos, más lejos.
A los cielos rasos donde las goteras
abren sus mapas húmedos para que viajen los lechos.
Adonde los muelles se hunden sin esperanza
y rostros invisibles avetan los espejos.
Al país de las telas de araña.

2
Más lejos, mucho más lejos.
A la luna disecada entre la hoja de un álamo y la pasión de un libro.
Sé que hay yelos nocturnos que ocultan candelabros
y que la muerte tiembla en el sueño movible de las bujías.
Un maniquí de luto agoniza sobre un nardo.
Una voz desde el olvido mueve el agua dormida de los pianos.
Siempre, siempre más lejos.
Adonde las maderas guardan ecos y sombras de pasos,
adonde las polillas desvelan el silencio de las corbatas,
adonde todo un siglo es un arpa en abandono.